Noticias

Biolinea explica el brote de Legionella de Calpe ante expertos mundiales en Australia

Biolinea explica el brote de Legionella de Calpe ante expertos mundiales en Australia

A mediados de 2012, un hotel de la ciudad alicantina de Calpe sufrió un importante brote de Legionella. Este caso duró unos 8 meses y fue uno de los más importantes, si no el que más, que haya ocurrido nunca en España en instalaciones turísticas. Una cuarentena de turistas resultaron afectados por la enfermedad y varios murieron. El hotel fue cerrado en dos ocasiones a lo largo del brote por las autoridades sanitarias valencianas y finalmente el Centro Europeo de Control de Enfermedades Infecciosas envió una misión de expertos. Biolinea tuvo una participación principal y decisiva en la investigación de este brote de Legionella.

Esta circunstancia propició que el presidente de Biolinea, el Dr. Sebastián Crespí, fuera invitado a participar en la 8ª Conferencia Internacional sobre Legionella, que tuvo lugar en Melbourne (Australia) entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre de 2013. Se trata del evento monográfico sobre Legionella más importante del mundo y en él participan especialistas en la materia de muchos países y se comunican los avances científicos y tecnológicos más relevantes habidos en los últimos 4 años, esto es, desde que tuvo lugar la última Conferencia.

En Melbourne, el panel de conferenciantes invitados fue extraordinario y se pudo escuchar a los mejores expertos del mundo en las diversas facetas de la Enfermedad del legionario, desde los aspectos moleculares a los clínicos, pasando por los epidemiológicos y preventivos. La investigación de brotes también tuvo su tiempo y en este apartado la intervención más importante correspondió al Dr. Crespí, quien presentó las investigaciones realizadas por el equipo de Biolinea y por otros investigadores sobre el brote de Calpe.

La intervención del Dr. Crespi fue recibida con gran interés y tuvo mucha repercusión entre los asistentes, no en vano se trata de un brote extraordinario en muchos aspectos. Así, el brote afectó a trabajadores del hotel, algo que casi nunca ocurre en brotes asociados a hoteles. Por otra parte, el brote tuvo su origen en una gran piscina de hidroterapia, lo que también era una novedad en España. Más aún, el foco de contaminación se encontró en unas cavidades ocultas en la estructura de la piscina que mantenían agua estancada y que se comunicaban con el agua de baño. Por último, los aerosoles contaminados procedentes de la piscina se diseminaron al hall del hotel a través del sistema de aire acondicionado.

En esta misma Conferencia, el Dr. Crespi presentó otras dos comunicaciones relacionadas con el mismo brote: una relativa a un estudio seroepidemiológico realizado en colaboración con el Statens Serum Institut de Copenhague, que aportaba evidencia epidemiológica del origen del brote; y otra relativa a un modelo computacional de dinámica de fluidos realizada en colaboración con el Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (Universitat de les Illes Balears, Consejo Superior de Investigaciones Científicas) que apoyaba igualmente la hipótesis de la piscina de hidroterapia como origen del brote.

La Conferencia abordó otros aspectos de interés, como las novedades aportadas acerca de los casos esporádicos de legionelosis adquiridos en el propio domicilio, los cuales podrían ser muchos más de los que tradicionalmente se han venido barajando, de un 10%. También se aportaron novedades en lo relativo al diagnóstico de la enfermedad. Cabe decir al respecto que se consolida la técnica de PCR como nuevo método diagnóstico, particularmente en muestras respiratorias.

En cuanto a los casos nosocomiales (hospitalarios), investigadores del Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (CDC) aportaron datos muy sólidos que ponen en entredicho el límite del 30% de resultados positivos en agua de red como límite crítico, una cifra que ha sido utilizada hasta la fecha en muchos hospitales de todo el mundo. Por último, cabe destacar la elevada incidencia de casos de legionelosis causados por Legionella longbeachae en Australia y Nueva Zelanda, cuyo vehículo de infección no es el agua sino un tipo de compost ('potting-mix') utilizado comúnmente en jardinería.

En fin, la Conferencia Internacional sobre Legionella fue un éxito, y conferenciantes, asistentes, organizadores, expositores y patrocinadores quedaron muy satisfechos con el evento. La próxima cita será dentro de 4 años mucho más cerca, en Roma en 2017, ¡arrivederci¡

Compartir noticia: